domingo, 2 de julio de 2017

La piel muy fina

El miércoles vi contento como colgaba del ayuntamiento de Alcazar la bandera arcoiris. Pensé que algo podría estar cambiando en nuestro pueblo, pero no. 
En Facebook la página del ayuntamiento y los diferentes medios locales subieron las noticias con motivo de los diferentes actos con motivo de Día Internacional del Orgullo LGTBI. No eran muchos, una bandera en el balcón del Ayuntamiento, la inauguración de una placa en honor a Pedro Zerolo que da nombre al auditorio del parque y el alumbrado de los molinos con los colores LGTBI. 
Inmediatamente se llenaron de comentarios ignorantes. 
Gente que preguntaba si no había cosas más importantes en el pueblo para gastar el dinero, los hablaba de que el Ayuntamiento debía respetar a todos por igual y no dar ventajas a los LGTBI u los que que decían que si no había ningún  alcazareño relevante para poner una placa antes que a ese tal Pedro Zerolo. Y así muchos más que no merece la pena reproducir. 
Supongo que de ustedes que son "normales" no se reían en el instituto, supongo que tampoco por llevar un pantalón algo más ceñido de lo habitual no les decían maricones a la salida de las clases, supongo que todos los  sábados y domingos podían salir con sus amigos tranquilamente mientras los que "no éramos normales" nos quedábamos en casa porque según ustedes no encajábamos, también supongo que nunca han ido con miedo por calle. 
Miles de niños y niñas en España sufren acoso escolar por ser gays, lesbianas o transexuales, pero ustedes se atreven a decir públicamente que hay cosas más importantes en el pueblo. Cuando digan eso recuerden que somos sus hijos, sus hermanos o incluso sus amigos.
Después dicen que si no había alcazareños para nombrar el auditorio del parque porque ese tal Pedro Zerolo no es tan importante. Ese debate ya lo tuvimos hace un año cuando el Partido Popular de Alcazar presentó una iniciativa para llamarlo "Corazón de la Mancha", si, esos mismos que en sus Nuevas Generaciones alzan el brazo, cantan el cara al Sol y se les puede escuchar en los botellones mofarse de los maricones. Disculpen que les abra los ojos.
Cuando ustedes pueden disfrutar de un paseo por el pueblo de la mano con sus parejas, nosotros tenemos que resignarnos a no hacerlo porque aún en el 2017 sufrimos agresiones simplemente por amar libremente. 
Mientras nosotros debemos tener la piel muy dura para soportar los golpes, ustedes tienen la piel muy fina para ofenderse por ser como somos. Quiero pensar que este pueblo está cambiando, que la mayor parte de los alcazareños son tolerantes y que solo son una minoría. Ojalá dentro de unos años este texto deje de significar algo y quien lo lea diga que menuda tontería, que menuda estupidez homosexuales o heteros. Mientras, seguimos necesitando banderas colgadas de los ayuntamientos y salir a la calle a gritar, a vivir, a cambiarlo todo. 
Me llamo Luis, soy gay y me gustaría algún día poder ir de la mano con mi chico por el pueblo.

sábado, 11 de marzo de 2017

El poeta que reconcilió a Teseo con el Minotauro

Grita un poeta con bombín, que curiosamente tiene un aire a Sabina, en la calle que "Teseo y el minotauro se han perdonado y se han enamorado del laberinto". 
Tú me vuelves a dar la mano, vuelves a besarme y yo sigo enamorado de tu sonrisa... porque lo que más me gusta de ti es eso, simplemente tu sonrisa. 
Cuando te dije que no quería volverte a ver, lo que te estaba diciendo es que me dieras un ovillo de oro para que siempre te encontrara y nunca te perdiera. Y mientras, yo sigo con cara de tonto mirándote y pensando todo esto, tú y el resto de las butacas no paráis de reír, el proyector de la Filmoteca proyecta "Volver" de Almodóvar, porque en verdad esa es nuestra historia, un giro más de la misma cara del cubo de Rubik que va acumulando recuerdos. Que no quiero irme.

lunes, 27 de febrero de 2017

Parquet mojado

La tubería lleva tiempo rota, drenando todo el agua que pasa por ella. Acumulándose bajo las capas de hormigón, hasta que un día, por muy fuerte que sea el hormigón, sale. Primero en forma de humedad en la pared, luego levantando y resquebrajando todo el suelo de parquet, convirtiéndolo en parquet mojado. 
Que no quiero volverte a ver más -te he dicho tirado en el pasillo mientras veo el parquet mojarse -que yo quiero dar un paso más y tú no -te he dicho mientras mojaba el parquet con mis lágrimas-
Yo no dudo si te digo que te quiero. 

martes, 21 de febrero de 2017

No voy a volver a hacer una fiesta

Y no voy a volver a hacer una fiesta, 
Donde los ecos me hablen de ti. 
Y no voy a llorar ya nunca jamás 
Porque no me quieras tal como (soy) fui. 

Voy a tumbarme al Sol, Nena Daconte 

sábado, 18 de febrero de 2017

El matemático que formuló el amor finito

Es rara la sensación de escuchar llover en un edificio antiguo , grande y solitario. Es como escuchar las gotas de lluvia filtrándose por todos sus recovecos , mientras el viento golpea los cristales.
El aula estaba solo iluminada por un poco de luz que entraba de la calle, aunque no era una luz muy alegre, ya se sabe de los días grises, son tristes. Es muy grande, parece un anfiteatro. Desde arriba la pizarra era diminuta, era raro que en una facultad de matemáticas encuentrases una pizarra tan limpia cuando el resto suelen estar repletas de números y fórmulas difíciles de entender, pero en esta solo aparecía una fórmula. 

Card(a)≤12

Llevaba escribiendo esa misma fórmula en esa misma aula durante 12 meses...
La primera vez fue un juego, había quedado con el matemático después de un tiempo sin vernos, hablamos:
Luis: Yo te quiero, me gustas, necesitaba decírtelo. 
Matemático: Si lo que quieres saber es si yo te quiero a tí, pues sí, pero no se si en la manera en que te imaginas o qué, pero no se si estoy preparado para más. 
Yo ahora necesito pasármelo bien y no tener preocupaciones de ese tipo por como estoy ahora y sé que contigo me lo paso bien pero no puedo decirte más.
No sé si tu estás cómodo en esta situación que es como en tierra de nadie. No quiero que tú te rompas, por eso creo que lo mejor es que formulemos un límite. 
Escribió la fórmula en la pizarra y dijo: 
Matemático: 12 serán los besos que nos demos hasta terminar con esto. Los puedes administrar como quieras.

Decidí alargarlos tanto como pude y allí estaba esperando el último beso frente a una fórmula finita que no entendía porque no tenía ganas de que aquello terminara, pero lo iba a hacer.

lunes, 13 de febrero de 2017

La chica que comía pizza con piña

Debería enfadarme contigo porque te gusta la pizza con piña, pero no, mejor me quedo con el día que no nos dejaron entrar en el Congreso por llevar falda, la tarde hinchando globos, la noche que no querías apagar la luz o la multa que nos comimos la primera vez que salimos.

En verdad los sitios son solo el fondo de los recuerdos que tenemos con otras personas. Cuando las queremos mucho y nos faltan, esos sitios duelen. Si dejas que me pierda mejor que sea contigo. 

jueves, 19 de enero de 2017